Ya que estamos expuestos, estemos informados.

En unos días, siendo claros este cambio se hará efectivo el día 1 de marzo y como es normal nuestra labor es informaros.

Uno de los aspectos más interesantes a la hora de comprar un electrodoméstico es el de su clasificación energética. Ya que, dependiendo de cúal sea la eficiencia en el consumo de energía del aparato, ello podrá traducirse en mayores o menores ahorros en el consumo de electricidad.

Debemos de ser conscientes de los ahorros que el consumidor final puede conseguir en un año de consumo energético si adquiere el modelo de mayor eficiencia energética A+++. Por ejemplo, en el caso de los congeladores, el ahorro puede ser de hasta 160 euros. En el de lavadoras, de hasta 60 euros. Con las secadoras A+++ los usuarios pueden ahorrar al año hasta 163 euros. Sin embargo, el mayor ahorro posible es el de los frigoríficos, hasta 170 euros anuales.

Las nuevas etiquetas a partir de marzo

Por lo tanto el próximo 1 de marzo el etiquetado energético de los aparatos será diferente. De este modo, se quiere simplificar la información de cara a los usuarios. Porque los compradores tienen cada vez más en cuenta el consumo de energía de los electrodomésticos a la hora de comprarlos.

El principal cambio es que en las nuevas etiquetas dejarán de aparecer los símbolos +++ y sólo se mostrará la escala de la A (el nivel más eficiente) a la G (el menos).

Junto a dicha clasificación por letras y colores, la nueva etiqueta incluirá la letra correspondiente al electrodoméstico en cuestión; un código QR; el dato del consumo anual en kWh; y varios pictogramas.

Estos últimos varíarán en función de la familia de electrodomésticos de que se trate. De esta manera podrán figurar desde el nivel de ruido, a información de capacidades, o duraciones de programas eco.

Deja una respuesta