Descubre las lavadoras I-DOS de BOSCH

Las lavadoras i-DOS de Bosch te lo ponen muy fácil para conseguir resultados perfectos con tan sólo pulsar un botón. Ellas solas dosifican el detergente y el suavizante que necesitan para cada ciclo, en función de la carga. Así sólo tendrás que llenar el depósito una vez y olvidarte durante unos 20 lavados hasta volver a rellenarlo.

 

¿Por qué es importante echar sólo “LO JUSTO”?

Aunque a simple vista no lo veas, hay muchas cosas que suceden si no echas la cantidad exacta de detergente y suavizante en tu lavadora.

Si no hay suficiente, puede que las manchas no se eliminen del todo, o que se queden para siempre en la ropa. Esto podría generar pérdidas de color en las prendas u olores desagradables.

En el caso contrario, el exceso de detergente requiere más ciclos de lavado, con incrementos significativos del consumo de agua y energía. Como imaginarás, esto no es bueno para el medio ambiente, ni tampoco para tu bolsillo. Y no sólo eso, echar demasiado detergente puede llegar a causar irritación en la piel y alergias, además de dejar restos visibles en tus prendas.

¿Y si echas sólo lo justo? Los resultados serán excelentes. Con las lavadoras i-DOS, sólo tendrás que rellenar el depósito con todo el bote de detergente, y olvidarte hasta que haya que reponerlo.

 

Las lavadoras i-DOS de Bosch sólo utilizan el detergente y el suavizante que realmente necesitan para cada colada. Y, ¿cómo lo averiguan? Al introducir la carga, sus sensores detectan la cantidad, el tejido principal de las prendas, el grado de suciedad de las mismas, así como la dureza del agua de la zona donde vives. Con todos esos datos, la lavadora i-DOS es capaz de calcular con precisión la cantidad de detergente y suavizante que necesita.

¿Y si quiero utilizar otro detergente o simplemente limpiar el cajetin por mantenimiento?

Si vas a cambiar de detergente o suavizante por otro como, por ejemplo, el de ropa oscura, es conveniente limpiar antes el depósito de tu lavadora i-DOS. Para hacerlo, lo primero es eliminar los restos del detergente anterior y después, limpiar el depósito con una bayeta húmeda. Un mantenimiento sencillo para que tus prendas tengan siempre los mimos y cuidados que necesitan.